Y tú ¿qué piensas?

Kim Young-ha: la inocente mentira

Y tú ¿Qué piensas?

Asumiendo mi condición de hija de occidente, me he propuesto abrir mis ojos al mundo literario de tierra lejanas. Corea ya se instaló en mi velador gracias aL filósofo Byun-Chul Han con “La Sociedad del cansancio”. Por él he decidido permanecer un tiempo más en Seúl buscando nuevos autores.

Caminando imaginariamente por la ciudad me cruce días atrás con un novelista coreano, al cual como era de suponer, no conocía: Kim Young-Ha.

La historia de Kim me parece bastante interesante. Hijo de militares pasó su infancia viajando de aca para allá y se vió forzado desde pequeño a adaptarse para encontrar su lugar. A los diez años perdió la memoria de corto plazo, tras un accidente, por lo cual no recuerda nada de su infancia, seguramente eso lo obligó a construir el relato haciendo uso de su imaginación, al menos es lo que me imagino debió hacer un niño que derrepente se descubre sin pasado. De adulto se licenció en Literatura y en Administración, e hizo su servicio militar en la división de infantería.

¿Por qué menciono todo esto? pues porque me parece relevante para entender al autor, su historia de vida no es lo que digamos la típica de un niño y es probable de todo su pasado sea la fuente de su relato.

Luego de descubrir todo esto partí a buscar mas información de Kim, y como era de esperar canal TED me tenía una charla disponible. Y el tema ¡Cómo ser una artista!. Me encantó, así que me acomodé en mi sillón y me di la portunidad de conocer a este novelista coreano. Detente 15 minutos conmigo y escúchalo:

Si has escuchado a Young-Ha, verás para él la magia de la creatividad tiene que ver en gran medida con el compromiso con una verdad inventada, es decir una pequeña mentira, a partir de la cual creamos un desenlace que justifica esa mentira piadosa hasta convertirla en una verdad innegable. Pues para el “el arte consiste en volverse un poco loco, y justificar la siguiente frase” (min. 4:20)

Young-Ha nos incita a sacar al pequeño artista que todos tenemos dentro y ¡disfrutarlo!, ” (…)podemos apagar la televisión, cerrar la sesión de internet, levantarnos y empezar a hacer algo” (11:43 min), nos interpela. Para crear, para conectar con el genio creativo que tenemos, debemos comenzar por decir adios a todo distractor posible. Cada uno sabe cuales son los suyos. Los míos los tengo debidamente identificados, créeme.  (Consejo lector: Evitemos las tentaciones)

Para desarrollar nuestra creatividad debemos pensar menos y hacer más. “Cuando escribes lento y te vienen muchas cosas a la cabeza, el diablo artístico se cuela hurtadillas (…) debes ir rápido para que el diablo no te pille. (…) No son los cientos de razones por las que no podemos ser artistas, sino la única por la que debemos serlo la que nos convierte en artista” ( min. 13:30)

Al sacar a flote nuestra creatividad, nos contactamos con una felicidad que ni el alcohol ni las drogas nos darán, dice el autor, y estoy de acuerdo. Creo Lipovetsky también lo estaría. Lo cierto es que el arte puede ser la cura para el cansancio eterno de la hipermodernidad, para una sociedad apegada al rendimiento que se deprime lentamente. Recuerda que podemos ser ingenieros y escritores a tiempo parcial; abogados y artistas plásticos de fin de semana; taxistas y actores teatrales de día domingo. Todos portamos múltiples indentidades y debemos darle un espacio a cada una.

¿Cómo lograrlo? Tú y yo sabemos como. Haciéndolo simplemente, avanzando lentamente, dejando de escuchar a nuestro diablito creativo que a veces tiene el rostro de nuestra pareja, padres o amigos. Comienza por conectar con tu niño interior e inventar una pequeña mentira, traza una linea sin sentido, tararea un guión teatral frente al espejo, luego justifícalo y avanza sobre él, eso avivará el fuego de tu creatividad.

No lo dejes para mañana: BE AN ARTIST, RIGHT NOW!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *